Saltar al contenido

Comienzo de la segunda vuelta en la liga de mini-baloncesto con victoria

El Sagrado Corazón de Baloncesto Alevín, equipo mixto del colegio, estuvo a punto de conseguir el doblete de victorias en una jornada intensa con dos partidos seguidos. Uno aplazado al viernes en la hora del entrenamiento, con mínima derrota, y el sábado pasado, con una nueva victoria amplia.        —————————— por Gustavo A.

  Había expectación y ganas de ver jugar al equipo entre el público local (padres y madres). El Baloncesto Sagrado Corazón Alevín, venía de realizar un gran juego en equipo que le dio su primera victoria contundente en la liga. Los primeros minutos del partido contra el colegio Miguel de Unamuno, no presagiaban lo que al final ocurrió. En la cancha los dos equipos mostraban un nivel similar. Sin embargo, la rapidez y el carácter más “vivo” en el juego de los del Unamuno les permitió ya en el primer cuarto romper el partido con un parcial de diez a cero.

Esa diferencia fue decisiva, más cuando nuestro equipo no encontraba su sitio en el campo de juego y se veía aturdido por la defensa férrea del Miguel de Unamuno B. No es buena excusa mencionar al árbitro, pero no hizo un buen arbitraje en el tema de las faltas o los saques de banda. Codazos y empujones se dan en baloncesto, cuando son equilibrados y forman parte del juego es complicado pitarlos como falta. Es algo que también se aprende, y los rivales del Unamuno lo hacían muy bien. No se trata de hacer daño, sino de incomodar todo lo posible al atacante. Incómodos en el juego, no fuimos capaces de remontar; a pesar de una digna reacción en el segundo tiempo, donde se jugó mucho mejor. Resultado final, un discreto 21 a 12.

Al día siguiente, sábado, jugábamos contra el Colegio Nazaret. Viejo conocido, es el equipo al que solemos ganar tanto en la liga como en partidos amistosos. El ambiente no era tan optimista, aunque el público local seguía confiando en sus jugadores. En este caso el inicio del partido parecía presagiar lo peor, que el equipo seguía sin “entrar en juego”. Aunque metimos la primera canasta, una estupenda entrada de nuestro play marker”, Charles, pronto nos empataron y todo el primer tiempo trascurrió igualado. Se fallaban entradas fáciles a canasta, los tiros bailaban sobre el aro sin querer entrar. Nuestros “grandes centímetros”, como Irene, Rafa y Manu, jugadores cerca del aro, erraban sus tiros, incluso de rebotes ofensivos.

La reacción pasaba por cambiar la actitud en defensa. Ese cambio se produjo avanzada la segunda parte. El entrenador, Adrián, dio con el quinteto que iba a defender con la intensidad necesaria. Destacaron Paula, Sofía y Gema, con varios robos de balón y defensas que pararon el contraataque. Luz y Carla aportaron su coraje defensivo. Luz, además, ayudó a Carmen con buenas subidas de balón que propiciaron mejores tiros y las primeras buenas canastas de nuestro “grandote”, Manu. Aunque para ser justos, el mayor mérito estuvo en el tocayo del entrenador, en nuestro alero fuerte Adrián. Al final del tercer cuarto echó sobre sus hombros la reacción del equipo, llegando a canasta con acierto hasta en tres ocasiones.

Las tres canastas seguidas de Adrián (incluido un triple), rompieron definitivamente el partido a nuestro favor y permitieron un juego más cómodo, como los contraataques finalizados con dos pasos y entrada al aro de Carla y Charles (algo en lo que todos deben mejorar). A ese ataque más fluido se sumó una agobiante defensa que terminó por desbaratar al Nazaret. Nuestro equipo volvía a ganar de forma clara 25 a 8. Esperemos que siga la racha, sino de victorias, de tan buen potencial de juego.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies